26 ene. 2019

Por qué pierdes tu tiempo en el mundo material?


Según un verso del Bhāgavatam, incluso el más breve contacto con un devoto puro puede hacer que la persona alcance la más elevada perfección de la vida humana. Śrīla Prabhupāda liberó de la ilusión a muchas almas condicionadas, a veces con una simple mirada misericordiosa. Para la persona que recibía su bendición, estos momentos se experimentaban de una manera muy personal e individual; con todo, Śrīla Prabhupāda era capaz de dar sus bendiciones incluso mientras atendía a muchas personas a la vez.
Jaya Mādhava dāsa estaba de pie entre una multitud de devotos mientras Prabhupāda subía a un coche. Al Prabhupāda mirar desde el asiento de atrás a los devotos, Jaya Mādhava sintió que la mirada de Prabhupāda caía sobre él. Fue como si Prabhupāda le estuviese diciendo: «¿Qué estás haciendo aquí? ¿Por qué pierdes tu tiempo en el mundo material?». Ese intercambio fue una experiencia profundamente seria.
Entrevista con Jaya Mādhava dāsa



Otro devoto, Raṇcora dāsa, llevaba practicando conciencia de Kṛṣṇa varios años bajo la dirección de Śrīla Prabhupāda, pero en una determinada visita de Śrīla Prabhupāda a Londres, Raṇcora recibió un inolvidable impulso gracias a un breve pero profundo intercambio personal con su maestro espiritual. Se encontraba entre los muchos reunidos en la sala del templo. Al final de la clase, Raṇcora hizo una pregunta a Prabhupāda:     —Cuando uno es iniciado por el maestro espiritual, ¿todo el karma se lo lleva él?... Incluso en el caso de que siga cometiendo actividades pecaminosas, ¿todo el sufrimiento que tendría que recibir uno se lo lleva él?
Prabhupāda contestó de un modo aplastante: —Tú lo único que tienes que hacer es dejarte guiar por tu maestro espiritual.
Estas palabras de Śrīla Prabhupāda entraron al corazón del discípulo, y su mirada le cortó todo impersonalismo.
Entrevista con Raṇcora dāsa



Lo mismo experimentaron muchos devotos, un momento, una ocasión con Śrīla Prabhupāda en que entendieron su relación eterna con él y en el que se regocijaron al saberlo. Durante una caminata matutina en los campos próximos a Bhaktivedanta Manor (Inglaterra), Prabhupāda hablaba a un grupo de discípulos. Sākṣī-gopāla dāsa estaba entre ellos, y recibió una comprensión especial. Prabhupāda explicaba cómo cada humilde criatura del universo recibía de Kṛṣṇa una pequeña dosis de Su propio poder místico, acintya-śakti. Prabhupāda explicó que las ranas pueden respirar bajo tierra, los árboles pueden comer con los pies, y la hierba puede soportar pisotones que los humanos no podrían. En ese punto, Prabhupāda empezó a criticar y a reírse de los científicos y su limitada visión. Por esta risa contagiosa, también los devotos empezaron a reír. Durante un momento, Prabhupāda miró directamente a Sākṣī-gopāla, a quien le pareció que el universo entero se reía con Prabhupāda de la estupidez de los engreídos materialistas. De este modo, otro discípulo se encontró repentinamente con Prabhupāda como por primera vez y se sintió inolvidablemente agradecido y convencido. Esto no le ocurrió solamente a uno o dos, sino que prácticamente cada discípulo lo supo y lo entendió de diferentes maneras.
Valiéndose de sus instrucciones, sus libros, su misión y de otros devotos, Prabhupāda constantemente evocaba la conciencia de la relación eterna del discípulo con el guru y Kṛṣṇa. Tras la desaparición de Prabhupāda, es posible tener su compañía del mismo modo, siempre y cuando el seguidor sea sumiso. Podemos verlo en la respuesta que Prabhupāda dio a un devoto cuando éste le preguntó si el maestro espiritual estaba en el corazón del discípulo:
—Sí, si me dejas entrar.
Entrevista con Sākṣī-gopāla dāsa

No hay comentarios: