24 oct. 2010

Sri Krishna Damodara


Sri Krishna Damodara
Krishna roba la mantequilla
Del 23 octubre al 21 noviembre 2010

“En el mes de Kartika debe adorarse al Señor Damodara,
y debe recitársele diariamente la oración conocida
con el nombre de Damodarastaka, que pronunció
el sabio Satyavrata y que atrae al Señor Damodara”.



Oración
Sri Damodarastaka

(hallado en el Padma Purana de Krishna Dvaipayana Vyasa, hablado por Satyavrata Muni en una conversación con Narada Muni y Saunaka Rsi)

(1)
namamisvaram sac-cid-ananda-rupam
lasat-kundalam gokule bhrajamanam
yasoda-bhiyolukhalad dhavamanam
paramrstam atyantato drutya gopya

(2)
rudantam muhur netra-yugmam mrjantam
karambhoja-yugmena satanka-netram
muhuh svasa-kampa-trirekhanka-kantha-
sthita-graivam damodaram bhakti-baddham

(3)
itidrk sva-lilabhir ananda-kunde
sva-ghosam nimajjantam akhyapayantam
tadiyesita-jñesu bhaktair jitatvam
punah prematas tam satavrtti vande

(4)
varam deva moksam na moksavadhim va
na canyam vrne 'ham varesad apiha
idam te vapur natha gopala-balam
sada me manasy avirastam kim anyaih

(5)
idam te mukhambhojam atyanta-nilair
vrtam kuntalaih snigdha-raktais ca gopya
muhus cumbitam bimba-raktadharam me
manasy avirastam alam laksa-labhaih

(6)
namo deva damodarananta visno
prasida prabho duhkha-jalabdhi-magnam
krpa-drsti-vrstyati-dinam batanu-
grhanesa mam ajñam edhy aksi-drsyah

(7)
kuveratmajau baddha-murtyaiva yadvat
tvaya mocitau bhakti-bhajau krtau ca
tatha prema-bhaktim svakam me prayaccha
na mokse graho me 'sti damodareha

(8)
namas te 'stu damne sphurad-dipti-dhamne
tvadiyodarayatha visvasya dhamne
namo radhikayai tvadiya-priyayai
namo 'nanta-lilaya devaya tubhyam

(1) Le ofrezco mis humildes reverencias al Señor Supremo, Sri Damodara, cuya forma corporal es la personificación de la existencia eterna, el conocimiento y la bienaventuranza y que resplandece hermosamente en el divino reino de Gokula. Sus zarcillos con forma de tiburón se mueven oscilando cuando huye apresuradamente de Madre Yasoda, que Lo persigue [por haber roto el tarro de yogur que batía para hacer mantequilla, y por robarle la mantequilla que había dejado colgada de un soporte]. Él se aleja corriendo del mortero de madera, temeroso de Madre Yasoda, que corre velozmente tras Él hasta atraparlo.

(2) [Viendo el palo de batir en manos de Su madre], llora y frota Sus ojos una y otra vez con Sus manos de loto. Su mirada refleja mucho temor y el collar de perlas que rodea Su cuello, semejante a una caracola marcada con tres líneas, tiembla por la agitada respiración producida por Su llanto. Al Señor Supremo, Sri Damodara, cuya cintura no es atada con cuerdas, sino con el amor puro de madre Yasoda, Le ofrezco mis humildes reverencias.

(3) Con estos pasatiempos infantiles, Él sumerge a los habitantes de Gokula en lagos de éxtasis, y revela a los devotos que están absortos en el conocimiento de Su majestad y opulencia supremas que sólo aquellos cuyo amor puro está lleno de familiaridad, libre de toda concepción de temor y reverencia, pueden conquistarlo. De nuevo, cientos y cientos de veces, le ofrezco con gran amor mis reverencias al Señor Damodara.

(4) ¡Oh, Señor! aún cuando Tú eres capaz de otorgar todo tipo de bendiciones, no te pido el don de la liberación impersonal, ni la liberación suprema de la vida eterna en Vaikuntha, ni cualquier otro beneficio [que se pueda conseguir practicando los nueve procesos del bhakti]. ¡Oh, Señor!, simplemente deseo que Tu forma de Bala Gopala en Vrndavana se manifieste siempre en mi corazón, pues ¿de qué me sirve cualquier otra bendición?

(5) ¡Oh, Señor! Tu cara de loto, rodeada de mechones y bucles de Tus negros cabellos, enrojecidos y suaves, es besada una y otra vez por madre Yasoda y Tus labios tienen el rojo del fruto bimba. Que esta hermosa visión de Tu rostro de loto se manifieste siempre en mi corazón. ¿Para qué otros miles y miles de bendiciones?

(6) ¡Oh, Dios Supremo! Ofrezco reverencias ante Ti. ¡Oh, Damodara! ¡Oh, Ananta! ¡Oh, Visnu! ¡Oh, mi Señor, complácete conmigo!. Posando Tu misericordiosa mirada sobre mí, libera a este pobre tonto ignorante, inmerso en un oceano mundano de lamentaciones, y hazte visible ante mis ojos.

(7) ¡Oh, Señor Damodara!, así como liberaste de la maldición de Narada a los hijos de Kuvera, Manigriva y Nalakuvara, y los hiciste grandes devotos, en Tu forma de niño con la cuerda del mortero de madera atada a Tu cintura, concédeme a mí Tu propio prema-bhakti. Este es mi único anhelo, ya que no deseo ningún tipo de liberación.

(8) ¡Oh, Señor Damodara!, en primer lugar ofrezco mis reverencias a la brillante cuerda refulgente que ata Tu cintura. Seguidamente ofrezco mis reverencias a Tu cintura, que es la morada del universo entero. Me postro humildemente ante Tu bienamada Srimati Radharani, y Te ofrezco todas mis reverencias a Ti, Supremo Señor que manifiestas pasatiempos ilimitados.

No hay comentarios: